11 de Marzo de 2004, el despertar de la conciencia



El 11 de septiembre de 2001 cuando la tragedia de las torres gemelas, yo estaba en Miami y no podía creer lo que estaba pasando. Para mí y para millones de seres humanos fue una pesadilla. Como ser humano sentí rabia, dolor, tristeza… pero como ser espiritual entendí que la raza humana está tan dormida que necesita tragedias como esa para despertar.


Ese día nos marcó a todos, mucho más de lo que conscientemente creemos, y hubo un antes y un después.


El día 4 de marzo de 2004 regresé a España, luego de sentir que mi misión en Puerto Rico había terminado, dispuesta a empezar de nuevo con la ilusión y las ganas de seguir sirviendo pero sin saber cómo, ni por donde empezar. Llevo cuatro años fuera de mi país y ya no me siento de ningún lugar.


Este día 11 me desperté más tarde que nunca, a las 11:00am, y me sentía muy cansada. No entendía por qué pero no me apetecía levantarme. Cuando me enteré de la tragedia lo primero que me vino a la mente fue el 11-S y la pregunta que vino a mi mente como a millones de seres humanos ese día fue, ¿por qué? A partir de ese momento empecé a experimentar toda la serie de emociones que cualquiera puede sentir, rabia, ira, dolor, llanto, tristeza… pero esta vez yo era consciente que no podía quedarme enganchada en ello y que si yo me consideraba una trabajadora de la luz tenía que hacer la diferencia y empecé a pensar a otros niveles. Me di cuenta que yo sabía, porque me lo habían dicho los Maestros, que cada vez va haber más muertes masivas. Que el Planeta Tierra y todo lo que lo habita va a subir de vibración y si no lo hacemos al ritmo que está previsto ocurrirán estas desgracias para que otros seres humanos reaccionen y despierten.


Entonces quise ver “lo bueno” de esta desgracia y me di cuenta, que a pesar de lo horrible que todo esto es, ha dado la oportunidad a mucha gente a que despierten. Que hagan cosas buenas por los demás, abrir conciencias masivamente, empezar a cambiar esos patrones mentales del pasado. Esos patrones que ya están oxidados y que no son válidos para esta Nueva Era. En definitiva nos están dando la oportunidad a todos nosotros de crecer un poco más. Pero el ser humano tiene algo muy negativo que muchas veces le impide seguir creciendo y es la costumbre. Tiene que salir de ese círculo vicioso y si no es por algo dramático no lo hará. Tragedias como estas te hacen pensar lo efímera que es la vida, que muchos están enganchados en sus traumas del pasado o preocupados por su incierto futuro, sin darse cuenta de que estamos perdiendo la oportunidad de vivir el presente.


No es el momento de echarse en cara cosas, es el momento de crecer, de unirnos en un abrazo de amor y ayuda, aunque sea espiritualmente y desde lejos. Primero a esas almas que se han quedado entre dos dimensiones y que seguramente aun no se han dado cuenta que han muerto. Enviémosles mucho amor y luz para que sigan su camino evolutivo (recordar que el Arcángel Miguel puede ayudarnos). No olvidemos las familias que hoy lloran la pérdida de un ser querido. Unámonos en amor para que esta experiencia les sirva para evolucionar más rápido.


Por mi parte quiero daros las gracias a todos lo que me estáis leyendo porque sé que todos juntos haremos un mundo mejor.
¡QUE LA LUZ Y EL AMOR DEL PADRE/MADRE ESTE EN NUESTROS CORAZONES!

Con amor, una trabajadora de la luz,

AKALISUN

 
Tu lucha es mi lucha
Lucha entre David y Goliat
¿Qué es canalizar?
Testimonios de canalizaciones

© 2005 Copyright Dra. Akalisun
 

Legal